Lo que necesitás saber sobre Sexo Anal

La zona anal no es capricho (es necesidad?) sino que está demostrada como zona erógena y de grandes sensaciones de placer. En el hombre porque es la forma de estimulación directa de la próstata y en la mujer es una vía para desencadenar el orgasmo debido a su sensibilidad y a que genera gran presión en la cavidad pélvica.

Pero antes de poder alcanzar el disfrute pleno de esta práctica hay dos puntos que generan dudas: la higiene y el dolor. Vamos a despejar todas las dudas y contarte lo que debes saber antes, durante y después:

Antes: en cuestiones de higiene con lavar la zona con agua y jabón es suficiente. Podés asegurarte una buena limpieza metiendo levemente los dedos en el contorno anal y enjuagarlo un poco por dentro. Otras de las maneras, en caso de que vayas a practicar penetraciones muy profundas y prolongadas, es realizar un lavado interno a través del uso de enemas que se compran en farmacias.

El otro punto fundamental antes de inicar es tener lubricante. No alcanza con la saliva porque se seca rápidamente, necesitamos grandes cantidades de lubricante para evitar que se lastime y duela. Lubricante a base de agua que no dañe el preservativo porque además debemos cuidarnos de posibles contagios de ITS. En caso de parejas estables que no usen preservativos, pueden usar cualquier tipo de lubricante o vaselina sólida.

Durante:  una vez que estamos limpixs y con lubricante en mano podemos arrancar. Es importante resaltar que no es algo que se haga una vez y listo, sino que es una práctica lenta y gradual y que va a necesitar de varios encuentros hasta que estemos cómodxs y disfrutando a pleno. Seguramente les haya pasado algo parecido con las primeras penetraciones vaginales por ejemplo.

Es fundamental estar excitadx por lo que vamos a tener que besarnos, acariciarnos y estimular los genitales (el pene en erección es recomendable, podemos tocarlo con las manos o hacer sexo oral, y en la mujer va a ayudar mucho estimular el clitoris con la  mano, la boca o la ayuda de un vibrador por ejmplo).

Entonces, empezá a estimular el ano con la yema de los dedos bien untados en lubricante. Y recordá cortarte las uñas y tener las manos limpias. Vas a meter un solo dedo, sin forzar, esperando que el esfinter vaya cediendo solo.  Una vez que podamos jugar en la zona con lo que hayamos metido es que vamos a avanzar. Si duele es porque lo estás haciendo demasiado rápido. Tenemos que evitar llegar a la sensación de dolor por lo que si empieza a molestar hay que salir y volver a entrar. La persona que está siendo penetradx es quien debe tener el control de la situación  ya sea comunicando verbalmente como controlando con su mano hasta donde  entra lo que sea que está penetrando (dedos, pene, juguete etc).

Una vez que dominemos la zona con los dedos (uno o dos) es que vamos a pasar a penetrar con pene o juguete, Y ahi volvemos a repetir toda la secuencia. Insisto, todo esto puede requerir varios encuentros.

Después: una vez que terminamos ya sea por orgasmo o porque queremos, es hora de salir. El esfinter anal está acostumbrado a la sensación de expulsión y es la misma sensación que cuando vamos al baño, por lo que puede pasar que tiendas a contraer el ano en ese momento. Tratá de relajarlo. También te recomiendo que salgas de a poco y si sos pudorosx podés tener una toalla a mano para limpiar cuando se expulse.

Esto es sólo para despejar dudas y responder las consultas que me llegan. Sólo a modo de guia, luego cada uno irá explorando y descubriendo el camino. Lo importante es animarse a seguir el deseo y poder disfrutar libremente. Y no te olvides mi mantra de cabecera: lubricación, relajación y respiración!

 

6 Comments on “Lo que necesitás saber sobre Sexo Anal

  1. Me pasó de haberme lavado un montón y prepararme mucho… Me súper relaje, lo disfrutamos pero cuando salió, estaba súper sucio…. Morí de pudor porque sentí q haber querido evitarlofue mucho peor, no era la primera vez q tenía sexo anal, pero fue l primera q me pasó, con una pareja nueva, nunca más! Quise borrarme del mapa y nunca más lo quise hacer a pesar q me encantó…

    Me gusta

    • Creo que no hay que tomar las cosas tan radicalmente. Quienes nos prestamos al juego, sabemos que son cosas que pueden pasar y hay que tomarlo con naturalidad, quizás como una parte mas del “morbo” de lo hecho y sin dramas de ninguna de las dos partes…. Queda la experiencia placentera vivida, y la complicidad del momento.

      Me gusta

  2. Excelentes consejos; como hombre me gusta practicarlo con mi novia, y la sutileza y paciencia han pagado sus reditos. Por otro lado a ella mucho no le gusta meterme los dedos, creo que le da asco… y me da pena porque me resulta super erogeno. Sera charlable…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: